26 enero 2011

Qué es la prudencia ecológica

Según la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, una definición del desarrollo sostenible es la forma en que el ser humano utiliza los recursos naturales para poder satisfacer sus demandas, tomando en cuenta la eficiencia económica, la justicia social y la prudencia ecológica.

De hecho, esta última es uno de los pilares del desarrollo sostenible. Implica entender que diversas actividades humanas pueden tener consecuencias desconocidas y potencialmente peligrosas para la naturaleza y, ante esto, actuar de manera equilibrada para minimizar estos efectos.

Por ello, para alcanzar este tipo de desarrollo, la Comisión aconseja:

  • Planificar el crecimiento de la población;
  • Garantizar la producción de alimentos a largo plazo;
  • Preservar la biodiversidad y de los ecosistemas;
  • Reducir el consumo de energía y desarrollo de tecnologías para el empleo de fuentes energéticas renovables;
  • Aumentar la producción industrial en los países no industrializados, con la utilización de tecnologías que reduzcan los daños al ambiente;
  • Controlar de los centros urbanos y mejor integración entre el campo y las ciudades.

Fuente: Brasil

Deje su Comentario

Tenga en cuenta: la moderación de comentarios está habilitada y puede retrasar su comentario. No hay necesidad de volver a enviar su comentario.