21 enero 2011

Cómo calcular la huella ecológica

La huella ecológica es un indicador de sostenibilidad que fue ideado en los años noventa en Canadá. Para calcularla se suele medir en hectáreas globales (hag) por habitante y año.

Es una estimación de la superficie requerida para producir los recursos consumidos: la superficie de campos para cultivar los alimentos y la fibra para ropa, la de los pastos para el ganado, la del mar para sostener las capturas de pesca, la de bosque para producir la madera y pulpa, o la usada para construir encima ciudades, carreteras o cualquier infraestructura.

Eso sí: no tiene en cuenta el uso de agua u otros impactos generados por el consumo (como la contaminación o la pérdida de biodiversidad).

Por si fuera poco, los cálculos tienen una complicación más. Lo que se mide siempre en la huella ecológica es el impacto del consumo, no de la producción. Esto significa que si un televisor se fabrica en China y se vende luego en Argentina, las emisiones de CO2 que habría que compensar con árboles por el uso de electricidad en la fabricación del aparato se imputan en Argentina.

De forma muy simplificada, esta particularidad de la huella ecológica obliga a realizar un balance de las importaciones y exportaciones de los diferentes productos y traducirlo en CO2. De esta manera, el resultado es una determinada superficie forestal necesaria para compensar todas las emisiones de CO2, que hay que añadir al resto de espacio productivo usado en el territorio para extraer la madera, los cereales, el pescado, la leche, la ropa…

El resultado final de la huella ecológica es una cantidad de hectáreas globales por habitante y año. Claro que no es lo mismo una hectárea de bosque, una de árboles para compensar CO2, una de pastos o una de ciudad. Lo que se hace es ponderar cada tipo de superficie a través de un factor de equivalencia y la suma se expresa en hectáreas globales.

Fuente: El país

Deje su Comentario

Tenga en cuenta: la moderación de comentarios está habilitada y puede retrasar su comentario. No hay necesidad de volver a enviar su comentario.