16 marzo 2011

Basura Cero por Dos

 

Por año, la ciudad envía dos millones de toneladas a los rellenos bonaerenses, lo que significa un record histórico de enterramiento a pesar del programa de Basura cero  que se implementa desde hace seis años.

Con dicho plan, la Capital Federal había dado su palabra de mermar la generación de residuos e impulsar la separación colectiva, la recuperación y el reciclado, pero la promesa quedó en la nada.

Y no solamente no se cumplió, sino que además se envió el doble de lo establecido, lo que hizo que se alcanzara un pico histórico de enterramiento en los rellenos del conurbano bonaerense.

El proyecto de basura cero se comenzó a trabajar en 2004, en forma articulada desde la sociedad civil con la Legislatura de la ciudad porque se vaticinaba un futuro crítico para Buenos Aires en materia de generación y gestión de residuos si no se revertía la tendencia de incremento de los RSU enviados a rellenos.

El objetivo del programa es reducir de forma progresiva la disposición final de los residuos sólidos urbanos, con plazos y metas concretas, a través de la adopción de medidas orientadas a mermar la generación de basura.

Para ello, los ciudadanos deben tener dos tachos en su casa. En uno deben poner todo lo húmedo y en otro plásticos, cartones, botellas, PET, vidrios y todo lo que sea seco y que se puede revalorizar.

Luego de la recolección, los residuos potencialmente reutilizables tienen que llegar a alguno de los tres centros verdes de la ciudad, en el cual las cooperativas de recuperadores se encargan de separar, clasificar y poner en valor todo lo que pueda reusarse para luego venderlo. Pero, el circuito todavía no funciona como debería.

De esta manera, todo termina en los rellenos, con el costo que le implica al gobierno porteño y por ende a los vecinos, lo que contribuye a seguir engrosando los basurales, incumpliendo el plan basura cero.

Fuente: La Nación

Deje su Comentario

Tenga en cuenta: la moderación de comentarios está habilitada y puede retrasar su comentario. No hay necesidad de volver a enviar su comentario.